porque la isla del tesoro es una novela de aventuras

La Isla Del Tesoro. (1883). Robert Louis Stevenson. (Edimburgo, 13 de noviembre de 1850 – Samoa, 3 de diciembre de 1894)

Robert Louis Stevenson, si no es el más destacable escritor de aventuras de la crónica de la literatura, indudablemente es el más destacable padrastro de todo el mundo, con la capacidad de obsequiar una obra tan hermosa construída desde una isla de acuarela pintada por su hijastro de 12 años. Stevenson, profesor en la decisión de expresiones, meticuloso alfarero de individuos, delicioso tejedor de historias, fue con la capacidad de crear La Novela de Aventuras desde un juego de verano, ciñiéndose a las premisas y las selecciones que su familia le imponía sobre individuos y trama. Cada mañana escribía un capítulo de final sugestivo y abierto, que mientras que leía en voz alta, desde ese instante, dibujaría para los presentes y para todas y cada una nosotros, el imaginario colectivo de todo el mundo de los piratas con apariencia de ladrones de mar sanguinarios, que llevan papagayos charlatanes en los hombros, que navegan por el Caribe en goletas con calaveras por emblemas y en pos de bienes marcados con una X en mapas misterios, que toman ron sin frenos y riñen y bailan desentendidos si bien a alguno le falte una pierna, un ojo o una mano.

Reseña

Como el buen vino, hay proyectos que con los años jamás pasan de tendencia, pero si hubiese que apuntar una en la crónica de la literatura juvenil , esta sería La isla del Tesoro. Utilizando mi última relectura de este tradicional, déjeme que le presente ciertas causas de por qué razón es importante en sus estanterías.

montaña

Stevenson nos introduce en una historia de piratas, traiciones y bienes que no deja indiferente a ningún lector. En el momento en que nos adentramos en sus páginas, conseguimos un pase terminado para ver y gozar de las apasionantes aventuras, enfrentamientos y alegrías de un viaje a mar adentro. El lector se sumerge en una fantástica reconstrucción de la temporada, merced a tan profundas y trabajadas especificaciones que le dejan ser tripulante de esta enorme aventura.

Jim Hawkins

Es el narrador (en primera persona) de prácticamente toda esta novela. Es El hijo de los dueños de la puesta Almirante Benbow. Jim es un joven entusiasta y aventurero por naturaleza, pero además de esto exhibe una sensibilidad y enorme sabiduría por ser un chaval tan jiven. Admite espiar a Bill el pirata, ayudo a su madre a conseguir el pago justo de la habitación de Bill, a sabiendas de que cualquier ocasión los piratas llegarían por ellos, logrando huír.

Deja un comentario