peliculas de aventuras uso del color para reforzar la narrativa

Soy hijo de entre las mujeres —muy jóvenes muchas— que vinieron a ser útil a La capital de españa. Mi madre vino desde el pueblo de Hellín, donde pasó una parte de su niñez a ganarse la vida como interna en una vivienda para trabajar en el servicio de una familia acomodada. En el momento en que yo ahora tenía seis o siete años, mi madre trabajaría en esta casa como externa a lo largo de ciertos periodos de mi niñez. Lo hacía al tiempo que mi hermano y yo íbamos a la escuela, pero de cuando en cuando mi madre, pues eran vacaciones en la escuela, o por cualquier otra vicisitud de la vida, no tenía dónde dejarnos y nos llevaba con ella.

Tomábamos el autobús en la calle Barcelona de Móstoles. La conocida Blasa, que llamamos a los que somos de la región sur de La capital española, puesto que la compañía que trabaja el servicio público de buses es la longeva compañía de De Blas y Cía S.L. Desde allí teníamos una ruta en el atasco madrileño para llegar a la Estación del Norte, hoy día famosa como Príncipe Pío. Y aquí venía nuestro premio por el tempranero del día y le espera en la salón de la plancha mientras que mi madre trabajaba. Nuestro premio consistía en unos cómics. En páginas con historias en viñetas.

Piensa quién o qué va a ser el objeto de terror

Zombies, espectros, vampiros, extraños, son los temores mucho más habituales en el momento en que se junta el terror con la fantasía o con la ciencia ficción.

montaña

Por su lado, el tradicional asesino en serie o psicópata tiende a ser el eje del terror a un thriller de terror. Pero hay varias cosas afuera que dan temor. H. P. Lovecraft lo sabe mejor que absolutamente nadie, de ahí que su literatura es la mucho más terrorífica que hay, pues su objeto de terror es tan absurdo como irrealizable.

El objeto de terror no debe ofrecer temor en primera instancia, puede ser algo adorable y también inocente al comienzo, pero que, de una manera u otra, termina siendo espantoso o inquietante para el lector.

Los mundos de Coraline

Relata la narración de Coraline, una pequeña que tras mudarse a una exclusiva casa con su familia revela una pared segrega que le da ingreso a un planeta paralelo. él. Esta versión avanzada de su historia le enseña una situación muy distinta: sus progenitores la miman, le hacen caso, la cuidan y pasan bastante tiempo. Como allí está mejor, Coraline se refugia en este planeta paralelo si bien no todo lo que pasa allí es siempre mejor. Resulta una atrayente opción para trabajar puntos sentimentales entre progenitores y también hijos, como la relevancia de una aceptable comunicación, las pretensiones sentimentales de los mucho más pequeños o de qué manera confrontar a los enfrentamientos familiares en el instante en que se muestran.

Ver en Amazon

Creador: Miquel Barceló

Miquel Barceló es Doctor en Informática, Ingeniero aeronáutico y diplomado en energía nuclear; instructor de la Capacitad de Informática del Departamento de Ingeniería de Servicios y Sistemas de Información (ESSI, por sus iniciales en catalán) de la Facultad Politécnica de Cataluña (UPC) y editor, traductor y escritor, experto en el género de la Ciencia Ficción.

Deja un comentario