libros de aventuras como el famoso libro de 20000 lenguas

El creador: Julio Verne

Jules Gabriel Verne nació en Nantes, en 1928, y murió 1928). tixagb_7)

La narración global y anticipación.

Los Viajes expepcionales se inauguran con Cinco semanas en globo (1863), en tiempos de los globos aerostáticos, y mientras que África se encontraba en el muñequero por la exploración de Stanley en busca del doctor Livingstone (2). La novela sumerge al lector en aventuras y también intrigas, pero al tiempo le comunica sobre las primordiales expediciones efectuadas en un conjunto de naciones que producía la fascinación de lo irreconocible. La integración de narración, aventura, especificaciones geográficas y científicas se atisba ahora como incesante literaria de Verne, en un género de estrategia narrativa que quizá expresa lo que el editor Hetzel comprendía como el espíritu de la temporada, mucho más que no nuestro escritor. Para Hetzel, la intención de los Viajes expepcionales “es (…) sintetizar todos y cada uno de los entendimientos geográficos, geológicos, físicos y astronómicos amontonados por la ciencia actualizada y rehacer, bajo la interesante forma que le resulta propia, la historia del Cosmos” . Esto es: «un recorrido terminado por el cosmos del hombre del siglo XIX».

Una literatura habitual como espéculo de la modernidad científica y de una visión universal del entender. La civilización se distancia ahora finalmente de las garras dogmáticas de la religión. El emprendimiento científico de conocimiento de las leyes naturales es ratificado por la doctrina del positivismo filosófico de un August Comte; y también incluye la técnica como creación de novedosas invenciones que mejoran el transporte, convierten el ambiente y incrementan la apropiación de elementos naturales. Verne forma parte al mismo tiempo de la imaginación alimentada por las indagaciones científicas que aspiran a un conocimiento universal y la exploración del espacio (lo que seguirá después la ciencia ficción). De ahí un Verne que manifestaba que debía “alojar el inmenso cosmos en el microcosmos de mi cerebro”.

Veinte mil leguas viaje submarino (editorial RBA)

Otra de sus enormes proyectos visionarias, de nuevo Julio Verne puso de manifiesto su magnífica imaginación soñadora instante y quizás inspirar a los científicos y también ingenieros a llevar a cabo un submarino. Amoldada sencillamente, pero sin perder la esencia misma de la historia del viaje impensable para su instante, existe la versión para pequeños. Que exhibe un cúmulo de aventuras que debe vivir el capitán Nemo y su tripulación por medio de las profundidades del mar.

Deja un comentario