legado de una tragedia las aventuras de arthur gordon pym

Para Eva Cucarella Llega a mis manos el tercer disco de ópera rock que el compositor/productor/artista Joaquín Padilla creó: LEGADO DE UNA TRAGEDIA. Tras aprenderme de memoria los 2 precedentes siendo indudablemente imprescindibles en mi repertorio, “Legado de una catástrofe III” llega con alguna incorporación a las voces y los instrumentos. Morfeo es interpretado por Joaquín Padilla, Edgar Allan Poe por Leo Jiménez, Pluto por Tete Novoa, la Conciencia de Poe por Ronnie Romero, Corintio por Jose Broseta, Lucién por Miguel A. Franco, Destino por Israel Ramos, Virginia por Chus Herranz, Destrucción por José Cano, Tánatos por Alfred Romero, Frederick Metzengestein por Ignacio Prieto, SR. Valdemar por Manuel Escudero, Viejo marinero sueco por Jorge Berceo, William Wilson por Roberto Castiglioni, Adulto mayor del Maelmstrom por Fran Vazquez, Roderick Usher por Carlos Sanz de la máscara roja por Zyrus, Demonio del campanario por Rubén Kelsen, Adulto mayor entre la multitud por Charlie López, Desespero por Gabrielle De Val, Morella por Chus Herranz y Azrael por Javier Lúcia. Conque diseccionaremos tema por tema y relataremos la historia… Acto 1: El umbral de las pesadillas donde podemos encontrar… El responsable de abrir este trabajo es “El planeta de los sueños” el que empieza con violines, violonchelo y corazones en latín, teclados y pianos… Próximamente penetran la guitarra, el bajo, la batería. Poe es salvado del abismo del infierno por Morfeo y es llevado al planeta de los sueños donde se hallará con ciertos de sus individuos, tal como con otros seres que habitan allí como Destino que va a marcar su destino final. Las voces desprenden intensidad, indudablemente fueron llevadas al máximo, con cadencia acelerada, la textura dulce de la voz de Morella no pasa desapercibida. Destino manda a Poe a conocer los Siete Eternos, donde los individuos de sus historias ahora lo espera. En “La bestia de los ojos dentados”, Lucién le enseña la Biblioteca de los Sueños en Poe, donde se guardan los libros nunca escritos. Allí se hallará con Corintio en una pesadilla construída por Morfeo, que le inspiró para redactar “Bernice”… Las voces de Joaquín, Leo, José y Miguel A. recrean nuestras orejas al lado del gutural prácticamente en el final de este, un compás precisado y variado, solos de guitarra inusuales y un bajo logrado, indudablemente una apuesta segura por ser el primer tema en ver la luz y realizar boca tanto a los fanes de Poe como a los que proseguimos este trabajo desde el primer volumen en 2008. Una vez que Morfeo escupa el nombre de Corintio y le llame aberración, “La maldición del manuscrito” se abre paso. Recorriendo El planeta de los Sueños, Poe es llevado a las tormentosas aguas del abismo por Destino. Como en sus proyectos Manuscrito encontrado en una botella o Maelstöm, son un reflejo de su tormenta existencial, donde relataba su maldición… El contraste de voces del Viejo Marinero sueco y el Adulto mayor del Maelmström no nos dejan indiferentes, y estas son las novedosas incorporaciones. El tema abre con la orquesta, seguida por la batería de Carlos Expósito, el bajo de José Pineda, un increíble sol de Paco Ventura. Los corazones no pasan inadvertidos realizando sentir esta sensación de ansiedad. Proseguimos con Corazones marcados por la traición donde Morfeo apunta que la obra Eleonora fue el centro de su historia, anteponiéndola a todo lo demás introduciendo Virginia. Más allá de las observaciones de Lucifer, Poe se decantó por la gloria frente el cariño. La conciencia de Poe entabla una intensa y destructora charla con Virginia, su finada mujer. Dramáticamente, Poe cambió la vida de su querida, la que se consumía con cada oración que escribía, pese a la observación “Paurás, los tuyos van a pagar con sangre” donde emiten ese mal y melancolía que hay en todos y cada oración. Con una armonía tranquila acelerando al estribillo, la voz que encarna Virginia nos transmite su suplicio, el trasfondo logra erizarnos la piel. Abre el corte con la voz exasperada Destrucción en “El resurgir de los Dioses caídos”. Pertence a los Siete Eternos que marca el sendero al perdón en Poe, caer por resurgir. Se hallará con William Wilson, uno de sus individuos espéculo, reflejo del escritor, que procuró advertirle sobre sus pasos y este le murió en el relato, un suicido figurado. El escritor detestaba en lo que se había transformado… Se destaca la orquesta, la batería, el bajo y las guitarras quedan relevados a un background esporádicamente, las voces son soberbias. En el meridiano del trabajo hayamos “El pecado de la eternidad”. Pluto reprocha a Poe su actitud al cerrar su corazón al amor, no solo reniega del amor sino responde con crueldad al mundo entero que quiere entregárselo y sus individuos padecen su actitud. Lo plasmó en El gato negro y es Pluto con quien está en el planeta de los sueños… La orquesta cobra importancia, la voz de Tete es llevada a extremos inpensables realizando un dúo al lado de Leo increíble, prestálele atención al sol de guitarra inusual de Alberto Marín. Finalmente el primer acto “Las aventuras de Arthur Gordon Pym” únicamente instrumental de violín, viola, contrabajo y piano, para recorrer los rincones que le inspiraron para redactar su novela. Acto 2: La consumación Comienza con “El demonio de la perversidad” otro de los Siete Eternos. En esta ocasión, Atormentado exhibe Poe cémo fue él mismo quien le llevó a vivir su historia a la deriva y sin promesa. Sus individuos padecen en las supones el tormento de Poe, el que utiliza sus escritos para expiar su mal, imponiendo el suplicio a sus personajes principales. Con una armonía lúgubre y obscura la Conciencia de Poe y Desespero se enzarzan en una conversión, donde nos embelesan en una espiral en descenso a la melancolía. La voz de La desaparición de La máscara roja nos saca del sopor con unos growls a grito de “muere, muere, muere” transmitiendo esa virulencia y furia que haya en el personaje. La activa en “El epitafio del destino” no pasa desapercibida, donde nos circunda en sus cambios de ritmo desde el comienzo y la orquesta es el primero en sonar con unos corazones soberbios… Poe solo quiere la desaparición, pero tras burlar -se de esta a ciertos de sus individuos, ella ignora sus súplicas saboreando y recreándose al notar el padecimiento del lescriptor. Las voces recrean nuestras orejas, indudablemente un tema que no me canso de oír, donde la letra es un diálogo logrado entre Rr. Valdemar, Tánatos, Morfeo y Corintio y donde nos divertimos de los registros vocales capaces de erizarnos la piel. Las voces de Azrael y Virginia asimismo se tienen dentro prácticamente en el final, recreándonos a los solos de guitarras y teclados. “Mi corazón sangra traicionado” expresaba Virginia en el tema previo… “El peso del perdón” es una balada a medio compás con cambios de cadencia acelerada puntualmente. Donde Poe, prosigue por el planeta de los sueños ve lejos a Ligeia, uno de sus individuos femeninos que mostraba la querida fallecida y empieza a evocar su recuerdo. Virginia rechaza que, ensimismado con su obra, continuara escribiendo tras su muerte sobre otras mujeres que tengan la posibilidad de estar inspiradas… El piano cobra importancia y la batería, bajo y guitarras se quedan puntualmente el background. La voz de Poe cautiva los sentidos en un agudo endulzado y melancólico, sacando este registro que transmite la pérdida de Virginia cuya timbre de voz desprende aflicción, tormento y añoranza, SUBLIM. Con una introducción sutil, la flauta dulce, la guitarra acústica y portuguesa acompañadas por el piano nos guían por el tema “Descansa en paz”, donde Virginia, pese al egocentrismo de Poe, le disculpa, y es inútil de ver padecer al hombre que ha amado. Este ademán de amabilidad provoca que Poe descubra el poder del amor y por fin abra su corazón, rompiendo de este modo la carga que tenía sometido al escritor y encontrando de esta manera el reposo eterno. Comienza como una balada, pero próximamente apremian la cadencia mientras que Poe, Virginia, Pluto, Corintio, SR. Valdemar, la Conciencia de Poe y Morfeo detallan los matices de sus registros vocales, tanto separadamente como juntos exponiendo una enorme coordinación. El trabajo de batería, bajo, guitarras y piano no pasan desapercibidos en ningún instante ni en ningún tema y los solos de guitarra tampoco. El punto y final en la obra la pone “El lamento del hombre de arena” donde Morfeo lamenta tanto padecimiento insignificante por el miedo de ser amado. La voz rota y afelpada de Joaquín Padilla despliega todos esos contrastes que necesita este corto tema acompañado por el piano. Tracklist Coche 1 el umbral de las pesadillas El planeta de los sueños La bestia de los ojos dentados La maldición del manuscrito Corazones marcados por la traición El resurgir de los Dioses caídos El pecado de la eternidad Las aventuras de Arthur Gordon Pym Coche 2 La consumación El demonio de la perversidad Epitafio del destino El peso del perdón Descansa en paz El lamento del hombre de arena Para los fanáticos de la ópera rock, seguidores de Poe y seguidores de LEGADO DE UNA TRAGEDIA, puedo garantizar que este tercer trabajo que acaba la saga no le decepcionará. Si todavía no posee los 2 precedentes, ¿a qué está aguardando? Si ahora tiene podréis ver la evolución de la trilogía. En este último tiene una orquesta que le da este toque diferente a los precedentes logrando la armonía entre la orquesta, corazones y los rasgados de cuerdas, bajo y la cadencia marcada por las baterías, todo conjuntado con voces inusuales con registros diversos y expepcionales . Las Baterías grabadas por gigantes como Carlos Expósito, Adrián Romero y Andy C. Guitarras por Abel Franco, los solos de Javi Nula, Paco Ventura, Adrián Phoenix, Albero Marín, Pablo García y Manuel Seoane. Piano por Txema Cariñena y Joaquín Padilla. Teclado por Manuel Ibáñez. Órgano por Joaquín Padilla, entre varios instrumentos que engloban este álbum. En lo personal puntúo este trabajo con un 9’75/diez. No existe el disco especial pero este lo frota con creces, transformándose de este modo la puntuación mucho más alta que he concedido jamás. Si se solicita la edición que incluye el DVD indudablemente, gozará del making off de la grabación. Un enorme trabajo que acaba esta trilogía, donde Joaquín Padilla se ha volcado con todo el aparato que logró llevarlo a cabo situación deleitando nuestros oídos. Si cualquier día lo van a llevar a cabo en un teatro no me lo iba a perder.

Artistas convidados a “Legado de Una Catástrofe III”

Varios de los músicos que forman parte en el álbum son Leo Jiménez, Tete Novoa (SARATOGA), Alfred Romero (DARK MOOR), Israel Ramos (ALQUIMÍA), Carlos Sanz (DÜNEDAIN), José Cano (CENTINELA), Manuel Escudero (SACRAMENTO), Ignacio Prieto (ATLAS), Alberto Marín (KAOTHIC), Manuel Seoane (BURNING KINGDOM) o José Pineda (SNAKEYES).

Este es el catálogo terminado de artistas:

Deja un comentario