las aventuras de tintín el secreto del unicornio kim stengel

Estreno en España: 28 de octubre de 2011.

Adaptación de las aventuras del popular personaje de cómic Tintin, desarrollado por Hergé. El largometraje va a ser una adaptación de ‘El misterio del Unicornio’, obra de Hergé de los años 40 donde Tintín (Jamie Bell) compra la maqueta de un barco, El Unicornio, para de esta forma regalarla al bono del capitán Haddock (Andy Serkis). No obstante, unos individuos se detallan muy apasionados ​​en su adquisición y le hacen una sucesión de promociones por la reproducción del navío. Aparentemente, hay tres modelos iguales, y se esconden unos pergaminos que, juntándolos, los llevarían al tesoro de un pirata, Rackham el Roig (Daniel Craig), al que en sus tiempos se encaró un antepasado de Haddock.

La película Las Aventuras de Tintín: El misterio del Unicornio muestra noticias atrayentes.

Las Aventuras de Tintín: El misterio del Unicornio va a ser una película de animación fundamentada en la atrapa de movimiento. En esa imagen podemos consultar novedosas curiosidades.

El regreso del aventurero, por Héctor Sánchez

Hergé reconoció, antes de fallecer, que si había un director con la capacidad de llevar a Tintín exitosamente en la enorme pantalla, este era Steven Spielberg. Y digo de manera exitosa por el hecho de que las aventuras del intrépido notero ahora se habían movido al cine. El irreconocible Jean-Pierre Talbot, que no logró mucho más películas, se peinó el tupé del personaje principal en Tintín y el secreto del Toisón de Oro (Jean-Jacques Vierne, 1961) y en Tintín y el secreto de las naranjas azules (Philippe Condroyer, 1964). Ninguno de los 2 títulos estaban basados ​​en álbumes y pasaron sin pena ni gloria. Ni al constructor de Tintín le persuadieron estas adaptaciones.

Pero el emprendimiento de Spielberg sobre el personaje desarrollado por Hergé viene de lejos. En el momento en que el Rey Midas del cine sorprendió al público con En busca del Arca Perdida en 1981, él mismo se llevó una sorpresa leyendo una crítica en una gaceta francesa que equiparaba la primera distribución de Indiana Jones con las aventuras de un intrépido notero belga que el directivo ignoraba. Fue la primera oportunidad que el Spielberg sintió algo sobre el personaje del cómic, pero tras arrimarse a sus aventuras y leer los álbumes, quedó enamorado del espíritu aventurero de la obra de Hergé y deseó mover las viñetas a la enorme pantalla. No obstante, este emprendimiento que comenzó en los 80 quedó descuidado.

Deja un comentario