las aventuras de dartacan y los tres mosqueperros 1981 pelicula

» Wanwan Sanjushi« (1982)

La mítica serie de dibujos animados ‘D’Artacán y los tres Mosquegos– cumple 40 años. Su estreno fue en El país nipón en 1981 y un año después, el 9 de octubre de 1982 llegaría a Televisión De españa.

Por Dani López

“Eran uno, 2 y tres los conocidos mosquegos, el pequeño D’Artacán siempre y en todo momento va con ellos…” La sintonía de ‘D’Artacán y los tres Mosquegos’, interpretada por Popitos, se transformó hace 40 años en un reclamo para millones de pequeños que corrían a sentarse en oposición al TV para no perderse ni un minuto de la serie actualmente. La adaptación de la novela de Alejandro Dumas fue un éxito rotundo y se erigió en un icono. 4 décadas después prosigue conquistando a los mucho más pequeños mediante interfaces digitales.

“De Artacán y los tres Mosqueperros” cumple con el propósito de despertar el interés de los pequeños de la vivienda al unísono que lúcida la melancolia en los progenitores y mamás

Que este 2021 , donde los pequeños tuvieron escasas oportunidades para arrimarse al cine, llegue una exclusiva versión cinematográfica de las aventuras del pequeño D’Artacán y los tres mosqueros, quizá sea un acontecimiento… para los progenitores nostálgicos. Los pequeños de el día de hoy (muy) probablemente desconocerán la serie de dibujos auténticos, salvo que sus progenitores hayan usado DVD o hayan animado a sus pequeños a conocer los episodios en la página de Clan en el portal de RTVE. En verdad, y si bien es una serie con muy clara intención de buscar la atención del público infantil, es mucho más que seguramente primero va a haber llamado la atención de los progenitores, que la vieron en el momento en que tenían la edad de sus hijos (o en alguna reposición posterior) . Por consiguiente, “D’Artacán y los tres Mosqueperros”, apuntada por Toni García, cumple con la meta de despertar el interés de los pequeños de la vivienda al unísono que lúcida la melancolia a los progenitores y mamás.

La película, que se da en un nítido y pristi tres dimensiones, nucléa el primordial de la serie original en poco mucho más de 80 minutos, poniendo el foco de la aventura en la restauración de los herritos de la reina. Hasta el momento, todo cuanto pase va a ser muy conocido por quienes gozaron de la serie en su instante, leyeron la novela de Dumas o vieron ciertas múltiples adaptaciones cinematográficas: de la interpretada por Gene Kelly en 1948 a la versión apuntada por Richard Lester en 1973 (que paralelamente fue comienzo de una especial trilogía continuada en 1974 y acabada en 1989), pasando por la película de 1993 con Chris O’Donell, Kiefer Sutherland y Charlie Sheen o el infame largometraje de Paul W.S. Anderson de 2011, entre otras; esencialmente todas y cada una estas adaptaciones comentan lo mismo desde el canon de Dumas y esta película de animación no se separa de lo primordial. ¿Por qué razón? El espectador desea hallarse con lo habitual y regresar a gozarlo. Esta vez se nucléa bastante del primer tercio de la novela de Dumas, hasta el punto de que quizás los mucho más pequeños de la vivienda logren perderse un tanto, al tiempo que los mayores quizás tienen la sensación de que todo pasa bastante rápidamente y, en al final de cuenta, es poquísimo.

Deja un comentario