las aventuras alfred y agatha el robo de la gioconda

Si tuviésemos la fortuna de conocer el Louvre el día de hoy, es muy posible que apreciemos 2 fenómenos particularmente: la omnipresencia de personal de seguridad y la multitud de visitantes hacinados cerca de la Mona Lisa. Si nuestra visita imaginaria hubiese pasado recientemente mucho más de un siglo, ninguno podría haber sido la situacion. Y, si hubiésemos visitado el museo parisino el 22 de agosto de 1911, no habríamos encontrado el popular retrato de Leonardo.

Aquella mañana, el artista parisino Louis Béroud, popular por colorear y vender sus copias de maravillas artísticas reconocidas, entró en el Louvre para comenzar una imitación de la Mona Lisa. En el momento en que llegó al Salón Carré, donde había estado el Da Vinci en exhibición a lo largo de los últimos cinco años, halló 4 estacas de hierro, pero ninguna pintura. Béroud alertó a los dormidos guardas que estuvieron a tientas a lo largo de múltiples horas bajo el supuesto de que la pintura podría ser prestada para limpiarla o reproducirla, hasta el momento en que por último se confirmó que la Mona Lisa había sido robada.

Agatha y Alfred El hurto de la Gioconda

Alfred Hitchcock se transformó en un popular cineasta de suspense y Agatha Christie se la considera la mejor autora de secreto de la historia. Cada uno de ellos nació en un tiempo y rincón diferente, pero indudablemente si se hubiese popular de pequeños no sería bien difícil imaginar que formarían un enorme aparato con la meta de solucionar las situaciones mucho más bien difíciles acompañados del leal perro Morritos. A lo largo de sus vacaciones en París, los tres estudiosos procuran probar la inocencia del pintor español Pablo Picasso, acusado de hurtar la Gioconda del museo del Louvre. Aparte de las varias guiños a las proyectos futuras de los 2 pequeños, asimismo podemos encontrar un homenaje al cine, a la pintura y al arte por norma general.

  • Autora: Ana Campoy
  • Editorial: Edebé

Perrock Holmes. 2 detectives y medio

Julia y Diego se transforman en hermanos de un día para otro en el momento en que el padre de Julia se casa con la madre de Diego. Los dos chicos tienen exactamente la misma edad y, si bien tienen personalidades distintas, a los dos les agrada solucionar secretos acompañados del perro Perrok y del gato Gatson. Los 4 forman una parte del ‘Mistery Club’ a cuyo frente está la conocida autora y también estudiosa de secreto estadounidense Jessica Fletcher.

  • Creador: Isaac Palmiola
  • Editorial: Montena

Deja un comentario