las actividades físicas de aventura en la naturaleza análisis sociocultura

En el último mes del año de 1985, se festejó en la estación invernal de Tignes (los Alpes) el primer Simposio En todo el mundo bajo el título genérico de «La Glisse» (el deslizamiento), destinado a las novedosas prácticas físicas que se estaban construyendo en el medio natural, utilizando por norma general las energías libres de la naturaleza a través de el deslizamiento, y que comenzaban a conocerse como «Nuevos Deportes». Esta asamblea mundial confirmó una exclusiva situación lúdica en el cosmos de las prácticas anatómicos, en los países a nivel económico avanzados, que se muestra como una inusual opción alternativa al deporte praxis con objetivos, motivaciones y especificaciones precisamente diferentes. No obstante, careciendo de un término que definiese y delimitara este grupo de prácticas físicas en un ambiente gobernado por el deporte, se acuñó de forma naturalmente provisional «Nuevos Deportes» para distinguirlo de la concepción tradicional del deporte. Estas novedosas ocupaciones físicas en la naturaleza forman un grupo de prácticas recreativas que brotan en los países desarrollados en la década de los 70, se desarrollan y alargan a la próxima y se afianzan en el presente decenio, en el socaire de los recientes hábitos y deseos de la sociedad postindustrial. Este cosmos de prácticas va a recibir múltiples nombres genéricos, sabiendo las especificaciones mucho más visibles que lo definen y en un intento de definir de manera auténtica y precisa este nuevo campo. De esta manera, recogemos las próximas significaciones: «nuevos deportes», atendiendo a su carácter revolucionario, diferencial y alterno de estas costumbres con en comparación con deporte, y se consideran como una rama evolutiva del deporte tradicional; deportes de aventura, en referencia a la búsqueda de indecisión y peligro en contraposición con la inclinación del deporte de achicar de manera sistemática la indecisión domesticando el espacio de juego; «deportes tecnológicos», en clara exhibe de la fusión de tecnología y naturaleza, indispensable para lograr practicarse; «deportes en independencia», sabiendo la mínima unión de reglas normativas, la mínima institucionalización, la inexistencia de entes oficiales al estilo de las federaciones deportivas que regulen la actividad y las extensas opciones de práctica en el medio natural; deportes californianos, en indicación expresa en el origen de ciertas prácticas que constituyen este campo; deporte salvaje, para remarcar el carácter natural, abierto y también dudoso de su práctica en oposición al estructurado y civilizado deporte; «ocupaciones deslizantes de aventura y sensación en la naturaleza», gracias a 4 factores básicos que convergen en la enorme mayoría: el avance en el medio natural, el carácter deslizante de las prácticas, la producción de experiencias anatómicos y el sentido de aventura que imprimía la realización para una gran parte de los practicantes; o ocupaciones deportivas de recreo y turísticas de aventura según la denominación oficial de la Generalidad de Cataluña donde se influye en especial en los términos recreación y turismo reincidiendo en el término deporte.

Campamento: una aproximación conceptual

Los campamentos académicos son un desarrollo, en el que se realizan por expertos institucionales que tienen una capacitación enseñante, que tienen entendimientos, se sugieren objetivos en función de las pretensiones de los alumnos y de la familia.

Con lo citado previamente, Miguel (2001), desde el criterio educativo, afirma que son ocupaciones que se hacen a lo largo de 2 a siete o quince días, ofertando toda clase de ocupaciones en el medio natural, y según Aparicio (2007), se tienen dentro objetivos académicos que se realizan y se forman al aire libre.

Deja un comentario