la ciudad solitaria aventuras en el arte de estar solo

«Se encontraba ofuscada por hallar relaciones, pruebas físicas que otra gente habían pasado por lo mismo que yo y, mientras que vivía en Manhattan, comencé a reunir maravillas artísticas que parecían articular la soledad o sufrirla ». De esta manera detalla Olivia Laing el contenido de la región solitaria. Aventuras en el arte de estar solo (Capitán Swing, 2017), libro que es dietario, relato de idas y venidas por la localidad y crítica, afinada y personal, de maravillas artísticas y de artistas. El ubicación no es un pueblo, ni el campo, ni una localidad pequeña o mediana. Lo que retrata Laing en este libro es de qué manera actúa la soledad «en las ciudades modernas y mucho más en concreto de qué forma se ha manifestado en Novedosa York en los últimos setenta años».

Lo que hace esta mujer, que es crítica literaria para el períodico The Guardian y lo fue antes para The Observer, es marcar una ruta privada de Novedosa York, donde acaba que viene de la su Inglaterra natal. Laing hace ese viaje por amor, pero poco tras llegar, esta relación se termina. Ella lo enseña de una forma espléndida, cruda, clara y sin tiritas.

<img src="https://aventurafm106.com/wp-content/uploads/2022/12/photo-1614683574648-cc1d61a8cd52-scaled.

paisaje

jpg» title=»la ciudad solitaria aventuras en el arte de estar solo» alt=»montaña»>

Esta historia es el arranque de La localidad solitaria donde la autora charla de sus cambios de residencia en la enorme urbe, de sus vecinos, de su relación con las comunidades y la doble soledad que se siente tras una separación que ni se desea ni se estima. No obstante, su biografía no es lo más esencial por el hecho de que lo que hace Laing con su crónica personal es transformarla en el hilo con el que conduce al lector a un planeta lleno de referencias artísticas y también historias de otros solitarios que hicieron, como ella, de su desamparo un arte.

Los apestados

La localidad solitaria es una investigación sobre las causas de la soledad y el padecimiento que hace. Está bien escrito, es perturbador, emotivo, profundo. Llama la atención su extraño diseño de cubierta, que semeja mucho más propio una novela económica que de la atrayente mezcla de biografía, ensayo y experiencia personal que es.

Entre la gente de soledad hiriente están los que se contagiaron de VIH en una temporada donde el gobernador de Texas declaraba: «Si deseáis frenar el vih, mate los maricones». Klaus Nomi murió descuidado por sus amigos y con la adecuada distancia por la parte de sus cuidadores. Su voz espectacular debería interrumpir las conciencias de quienes se separaron.

Deja un comentario