la aventura del saber del 14 de noviembre de 2017

Dejamos Honduras con una misión clara: atravesar la frontera con Nicaragua y llegar a León, si bien no entendemos bien de qué manera. Aquí no hay una central de autobuses, sino cada compañía tiene su rincón de salida, con lo que es requisito entender bien hacia qué terminal ir. El taxista nos señala y vamos. Requerimos llegar hasta Guasaule, que es la frontera, pero nada directo, conque vamos hasta Choluteca, 2 horas. Llegamos y un señor que venía adelante y escuchó nuestra charla, se da a acompañarnos hasta un espacio donde tomar el autobús hacia la frontera. Allí vamos. Por fortuna salimos enseguida hasta Guasaule. 1 hora mucho más de viaje. Vamos llegando y no termina de aparcar el colectivo que poseemos 2 tipos colgados de la ventanilla y otros 2 trepados en el techo, desatando los equipajes. Yo me coloco desquiciada y me bajo a los saltos para recobrar mis cosas. Pero entonces la cosa se pone peor: son como diez tipos comentando a los chillidos, agarrándonos de los brazos, las mochilas, las camisetas. Lo que pasa es que entre ese sitio y el sitio donde van los autobuses que prosiguen para Nicaragua hay en torno a 3 km, y todos desean llevarnos y mudar dinero. Adondequiera que hayamos ido estos tipos nos prosiguen a los chillidos, semejan un conjunto. En el final nos cansamos del griterío y decidimos realizar los presuntos 3km caminando, pero un hombre perseverante nos prosigue, y logra persuadirnos de llevarnos, a intención, a su triciclo. Su vehículo es una carretilla con 2 ruedas donde hay un banco y algo de espacio para las mochilas. él va sentado tras el carro en un monociclo, o algo de este modo. Desde allí pedalea y conduce. Me hace bastante reír que vamos viajando en esto! ¡Qué forma de ingresar en Nicaragua! De meditar que hace esto todo el día, cada día, me duelen las piernas.

Los trámites de frontera son extraños: ni sello para salir de Honduras, ni sello para ingresar en Nicaragua. Unas pedaleadas mucho más y ahora nos encontramos en el ómnibus hacia Chinandega. Far West, un porot.

De qué manera buscar empleo en Alaska

Muchas son las personas que visitan de año en año Alaska en pos de aventuras. Viajar por los Parques Nacionales mucho más conocidos del Estado, comprender a los osos grizzly (los mucho más enormes del mundo), pescar salmón en los ríos de Cooper, esquiar en entre las montañas (existen muchas estaciones de esquí), realizar excursiones en kayak en pos de las ballenas y orcas, bajar los caudalosos ríos en rafting, comprender los gélidos glaciares, andar en los cruceros del norte o sencillamente gozar de la estancia y calma en las viviendas ubicadas en sitios recónditos de Alaska.

Para lograr hacer todas y cada una estas aventuras, es requisito un elevado número de compañías y expertos que brinden sus servicios. Desde personal para hoteles, hostelería, aventuras, deportes, turismo, traductores, fotógrafos, guías… Muchos son los cargos laborales que logramos hallar.

Capítulo 4 ‘Manos en la obra’ 

  • *Manos en la obra
  • *Inasequibles al desaliento

    Pro TGD

  • *Autismo España
  • *Necesidad de asistencia
  • *Instantes de gloria
  • mito 1 
  • *Mito 2 la gente con autismo son poco o nada capaces
  • *Mite 3 la gente con autismo son poco o nada cariñosos
  • *Mite 4 la gente con autismo de hacer llegar

  • *Mite 5 la gente con autismo son extrañas
  • *Mite 6 la gente con autismo son solitarios y también insociables

    Mito 7 la gente con autismo son torpes )

  • *Mito 8 la gente con autismo no son capaces
  • *Mito 9 la gente con autismo son una carga (t ixagb_14)
  • *Mito diez hay varias cosas que un individuo con autismo no puede realizar

Deja un comentario