hora de aventuras guerra de practicas de padres e hijas

¡Zuzumba! El Salón del Cómic de Barcelona está muy cerca, y con él la llegada de los matemáticos cómics de Hora de Aventuras a España. Construída por el barbudo Pendleton Ward, la algebraica serie de animación se convirtió en un fenómeno mundial que dió el salto al cómic con un inexperado éxito, transformándose en entre las franquicias mucho más vendidas del mercado sin dependencia. Aquí nos va a llegar a través de Regla Cómics y si bien desde nuestro lugar ahora les garantizamos un puñado de posts explorando los puntos creativos que brindaron sitio a la creación de la serie de animación y nuestra opinión sobre los cómics, en este momento te alcanzamos una ojeada por el planeta en el que viven sus aventuras Finn y Jake, con una guía de individuos, una ojeada por la primera temporada de la serie, y una guía de lecturas con todos y cada uno de los cómics publicados hasta la actualidad. Disfrútelo, truenos.

El existencialismo de Hora de Aventura

Los matices existencialistas se hacen mucho más evidentes en la temporada citada, por poner un ejemplo, en el capítulo “Something big” con el diálogo entre el Elefante místico ancestral y el sol, quien afirma al paquidermo  que todo, en algún momento, se perderá en la nada: “Lo que fue y lo que va a ser carece de sentido. Hasta entonces debes preguntarte, ¿soy un montón de carne con 2 cabezas en una carrera directa a una muerte segura, o contienes el recuerdo de las ánimas de un millón de estrellas fallecidas?” El tema metafísico aquí es el enfrentamiento entre la escasa importancia de la presencia o el peso de esta. Lo que propuso Nietzsche con el popular mito del eterno regreso y que Milán Kundera, audazmente, reinició en su conocida novela “La molesto ligereza del ser.”

Esta iniciativa se reitera durante la serie. En el capítulo “La montaña”, Limonagrio 3 (sí 3) está con el enigmático Mathew (un ente hecho de las conciencias y esencias de varios seres) quien da la posibilidad al cítrico gobernante de ser parte para emerger y volver a poner al planeta tras la llegada de la segunda era del terror. Un capítulo deslumbrante en el que Limonagrio comprende que no es mucho más que grasa y que su esencia está atrapada en ese frasco efímero llamado cuerpo.

Deja un comentario