hora de aventuras eso es lo contrario a un problema

Hora de Aventuras con Finn y Jake por Enrique Rios

Guion: Ryan North Dibujo: Shelli Paroline y Braden Lamb Editorial: BOOM! Studios Edición original: Adventure Time #1-14 USA Formato: Comic book 32 páginas Precio: $3,99 Opinión:

Pendleton Ward

Este chaval de treinta años de barba reluce y aspecto de haberse fu una película de Wes Anderson (lo que explicaría sus peculiares mundos visuales) es la cabeza que daría vida a este fenómeno animado en el que se ha acabado transformando Hora de Aventuras. De origen texano y también hijo de una pintora abstracta, la vida de Pendleton Ward cambió en el momento en que todavía era una criatura, su madre le presentó a Matt Groening.

Aquel acercamiento le impulsaría a cumplir su sueño de transformarse en dibujante, lo que le llevaría hasta la dorada tierra de California. Allí, Ward cursó sus estudios en la reconocida Cal Art (la Facultad de Preciosas Artes del estado para comprendernos), donde compartiría clase con J.G. Quintel mientras que se especializaba en animación de individuos y hacía una cantidad indecente de folioscopios. Allí daría vida a su primera creación animada Bueno The Bear, quien si bien lo mismo detalla como un «catastrófica», terminaría transformándose en su imagen de marca (logrando considerarse la primera versión preliminar de Finn). A lo largo de esta etapa, Ward concebiría la base original de Hora de Aventuras en el momento en que Nickelodeon se presentó en la facultad para valorar sus talentos.

Aquí está mi lista de citas preferidas de la Tierra de Ooo!

“La compromiso pide sacrificio.” – Dulce princesa

¿Has oído charlar de la “crisis de los 40”? Allí, ¿con qué hablamos de esto?

Daniel J. Levinson, sicólogo estadounidense, fue quien bautizó este periodo de la vida como crisis de los 40 o crisis de la mediana edad. Tras apagar las 40 candelas de la tarta y llamar a los bomberos por si las moscas, nos ofrece para realizar recuento de todo cuanto conseguimos o no en la vida: ¿mi vida se semeja a eso que soñé?, soy verdaderamente feliz ? , ¿mis progenitores se sentirían orgullosos de mí o los habré defraudado?, ¿soy bastante exitoso en el campo profesional y económico? ¿Estoy criando bien a mis hijos? prosigo siendo atrayente?

Todos estos cuestionamientos tienen bastante que ver con la presión popular y las esperanzas del resto. Esto que le dijeron siempre y cuando debe hallar “un auténtico hombre” o en caso contrario, es un fracasado. Los permisos de género hacen que un hombre viva su llegada al cuarto piso como el “último oportunidad” para todo: lograr cierto estatus, llevar a cabo las cosas que dejó atentos a los 20, poner a prueba su virilidad y aptitud de apoderarse mujeres, casarse si aún no lo hizo o ser padre, si considera que la trascendencia o dejar huella en este planeta, dependen de perpetuar su apellido.

Deja un comentario