en busca de tu aventura vuelta al mundo en bici

En 2004, Andoni Rodelgo (Eibar, Guipúzcoa) y Alice Goffart lo dejaron todo por un sueño: hallar el Lejano Oriente en una vuelta al planeta en bicicleta. Tras llegar a El país nipón, prosiguieron viajando por el planeta hasta el 2013. A lo largo de todos estos años han paseo 75.000 km por 5 continentes, y en el sendero nacieron sus 2 hijos: Maia (Bélgica, 2007) y Unai (Bolivia, 2011) ), con los que prosiguieron viajando.

LA BICI Y LA RUTA

En la mayor parte de las situaciones no hay dudas exactamente en qué género de bicicleta usar, lo mucho más fuerte viable. Comunmente son modelos híbridos o de MTB con aptitud para adecuarles alforjas delanteras y traseras. Los pesos acostumbran a exceder los 30 kilogramos con todo cargado, si bien solo sea indispensable. De esta manera, ineludiblemente, solo existe una alternativa de cicloturismo relajado. En dependencia de los terrenos, el viento y la lluvia es bien difícil exceder los 150 km diarios, con lo que una Vuelta al Planeta de 45.000 km se marcha, cuando menos para 3 o 4 años. O si decides ampliarla, como en la situacion de Pablo García, puedes irte a los 145.000 km y 17 años de viaje. O Álvaro Neil, que transporta ahora mucho más de 200.000 km.

El sendero, si empieza en España, acostumbra ir en dirección al este. Es la lógica natural. Intentando encontrar Francia, Italia, Eslovenia… El enorme inconveniente es atravesar el viejo conjunto de naciones. Las bifurcaciones y las inquietudes empiezan antes de llegar a Turquía. Existe el sendero del sur, que transporta hacia Georgia, Azerbaiyán, Van a ir… o del del Norte, por Rusia, Kazajistán y Mongolia. Deseos por seleccionar, con Nepal como punto de atracción por las rutas de sobra de 3.000 metros.

La distancia no es esencial

Existe el mito de que para viajar en bicicleta precisas tener habilidades sobre humanas y ser un aventurero empedernido. Lo cierto es que tú tienes la aptitud de aventurarte hasta donde desees, mientras que te fijes un destino en relación a tus habilidades y ruedas a tu ritmo. ¡Siempre y en todo momento vas a encontrar un óptimo destino a varios km de tu localidad!

Una manera de llevar a cabo el viaje considerablemente más atrayente es ofrecerle un fin personal. Por poner un ejemplo, puede planear una visita a un parque nacional, conocer algún poblado o localidad próxima o ayudar algún acontecimiento a otra localidad.

Bike Life. En bicicleta por el planeta. Tristan Bogaard y Belén Castelló. Anaya Touring

Esto dicen los autores de Bike Life, que comenzaron a tomarse la vida seriamente. Esto quiere decir tomar las bridas. Sí, ahora sé que semeja el sueño de 2 pequeños bien. La verdad es que ella tenía trabajo como arquitecto en Londres. Jamás había pasado una noche en una tienda de campaña, no había varios km en bicicleta. Quizás algún recorrido por los parques de la ciudad más importante británica. Él tenía mucho más experiencia con la bicicleta en relación optaron por unos meses en Noruega. Para evaluar. “Fue una experiencia increíble en un espacio increíble. Y un enorme comienzo para nosotros, que hasta el momento habíamos traído la relación a distancia”.

Ya que bien, quedó demostrado que podían reposar al raso sin mayores inconvenientes. Es una prueba esencial. Sólo algunas de las parejas la sobrepasan. Entonces Tristán pasó un tiempo recorriendo Inglaterra en bicicleta, unos seis meses. Belén terminó dejando su trabajo, solicitó una excedencia, entregó las llaves de su piso de alquiler y llevó el día de la aventura. A ese primer viaje a Noruega le prosiguieron tres años por Portugal, Islas Canarias, Asia Central o la costa oeste estadounidense. ¿De qué manera se prepara el equipaje para un viaje como este?

Para el equipaje de un viaje en bicicleta yo haría 2 apartados: la bicicleta y lo personal. En el apartado de la bicicleta tienes que traer piezas de recambios, si bien yo tenía unos amigos en Santiago de Chile donde he dejado cosas allí de recambio por si acaso me hacían falta. Debes llevar un mínimo neumático de recambio. Y si marchas de ruta de aventura tienes que llevar material bueno y de calidad. El segundo apartado es la parte personal, en mi caso sería la tienda de campaña, el saco de reposar, la colchoneta, el aparato de cocina, la ropa, modelos para la higiene, el móvil inteligente, una tablet y un libro electrónico para leer. El tema del diversión es primordial. Llevo libros, música, podcasts de radio descargados de temas que me resultan de interés… el tiempo establece bastante la ruta.

Pero lo más esencial en un viaje en bicicleta es el peso. Los que vamos en bicicleta invertimos el dinero en llevar escasas cosas que pesan poquísimo y que sean resistentes. La tienda que llevo en este momento pesa 2kg a fin de que aguante bien el viento y que tenga un mínimo de tranquilidad pues jamás me ha tocado estar días seguidos en la tienda y yo solicito una tranquilidad que es tener espacio en la tienda. Sacos de reposar llevo 2 para ser mucho más polivalente y en el momento en que tengo frío coloco uno en el otro. En este momento que se encontraba por sudamérica tengo entre los sacos (el mucho más angosto) en Santiago de Chile y el otro lo llevo conmigo. Si tuviese que proceder a efectuar una ruta de montaña alta debería pasar por Santiago a coger el otro saco y un tanto mucho más de ropa por el frío, para pasar la noche. Las noches mucho más frías que he tenido fueron de -15°C o -16°C con algo de viento en el norte de Argentina o en el sur de Bolivia que son alturas de 4000 a 4500 metros de altura.

Deja un comentario