edgar rice burroughs aventura en el centro de la tierra

¿El centro de la Tierra? ¿Pero esta historia no era de Julio Verne? Ya que va a ser que no. Seamos honestos. En el momento en que deseamos tenemos la posibilidad de transformarse en seres con una imaginación magnífica. Pero en el final nuestros anhelos tienden a ser similares, exactamente los mismos, revisitados constantemente con el pasar de los años que hace aun de las historias escritas una parte del olvido de nuestro legado. La célebre novela de Julio Verne, mil ocasiones amoldada a toda clase de medio, fue redactada en 1864. Pero ahora en 1741 el barón Ludwig von Holberg con su Journey to the World Under-Ground o R.A. Raspe con su famosa obra Las Aventuras del Barón de Munchausen, habían dejado volar la imaginación hacia el tema, como bien nos recuerda el atrayente prólogo escrito por Javier Jiménez Barco para este libro. Aun el legendario Edgar Allan Poe en su “Narrative of Arthur Gordon Pym” de 1833, por ejemplo proyectos, imaginó lo que podía ocultarse en un lugar tan abierto a la ficción como el interior de nuestro mundo bastante antes de Verne. Por su lado, Edgar Rice Burroughs, el mítico creador de mitos contemporáneos como Tarzán o John Carter, se adentró en las profundidades de la corteza terrestre en 1914, instante en que se publicó At the Earth’s Core, la primera de siete novelas donde se comienzan las peripecias de David Innes y Abner Perry, arquetipo de científicos que terminan excedidos ​​por su descubrimiento y también metidos en un planeta donde todo es viable: desde dinosaurios a macacos pensantes o una suerte de pterodáctilos que dominan sobre todas las cosas el resto de pasmantes especies.

Dado el éxito general de las proyectos de Burroughs en esos años del siglo XX, hubo toda clase de adaptaciones de sus novelas, dentro en el cine y, naturalmente, en un formato tan habitual como los cómics estadounidenses en su formato por entregas. En verdad su publicación original fue en la serie «Weird Worlds» de DC Comics desde 1972. Este pequeño enorme aspecto enseña la relevancia de agradecer a Diábolo Ediciones la restauración de este tradicional, por el hecho de que al comenzar a leer todos y cada uno de los nombres comprometidos en estas páginas fueron y son enormes de todo el mundo del cómic: desde Len Wein, que firmó los primeros guiones, en Denny O’Neil, que prosiguió amoldando esta enternecedora historia de aventuras a las que dan vida los dibujos de Alan Weiss, Dan Green o exactamente el mismo y identificable Michael W. Kaluta, todos ellos enormes nombres del cómic estadounidense.

Deja un comentario