dos historias del mar y de la aventura eduardo fuentes

LA EXCURSIÓN, QUE TAMBIÉN CONTARÁ CON UNA VISITA GUIADA A MADRID DE UNA MANERA DIVERTIDA Y PARTICIPATIVA, SERÁ SÁBADO DÍA 5 DE ABRIL

espectáculo televisivo que representa un nuevo emprendimiento para el animador, estuvo Diana Bolocco como convidada.

Pero antes de comenzar con la entrevista, Eduardo Fuentes se dio el tiempo de agradecer al canal por el enorme recibimiento que tuvo en esta etapa de su historia.

Chemuyil está situada en el sur de la Riviera Maya, en un polo turístico en todo el mundo con en torno a 45?000 cuartos para hospedaje, la mayor parte en complejos hoteleros de cinco estrellas, erigidos entre selvas compactas y playas de arena clara. Sus sitios naturales y arqueológicos son tan atractivos que, en 2020, mientras que el planeta se encontraba en urgencia sanitaria por la pandemia de cóvido-19, la Riviera Maya recibió a 1 795 000 turistas, 98% de ellos extranjeros. En temporadas normales, esta cantidad alcanza a ser tres ocasiones mayor: en el 2019, por poner un ejemplo, se reportó la llegada de 4”899”000 turistas.

Tulum, territorio al que forma parte la región de Chemuyil, se formó como ayuntamiento en 2008 y su desarrollo como destino turístico da vértigo. Es el sitio mucho más cotizado de toda la Riviera, con tarifas hoteleras que tienen la posibilidad de sobrepasar los 67 000 pesos mexicanos durante la noche. Este paraíso turístico se levanta durante la zona con la mayor biodiversidad del país.

La voz y la vida de Alicia Western

La crónica de Alicia Western la vamos a conocer mucho más extensamente en Stella Maris, la novela complementaria y para bastantes críticos, sencillamente, la segunda una parte del pasajero. Por medio de las transcripciones de las sesiones siquiátricas de Alicia, se desvelan su voz verídica, el cariño incestuoso por su hermano Bobby, sus diablos, su sabiduría obsesiva para las matemáticas, su desesperanzado humor y el su triste final.

Este es un libro visionario, terminal, lleno de genio y de alucinaciones, con el que McCarthy ha amado enseñar, en un último alarde, la descomposición de todo el mundo en el que vivimos. Si en física, la entropía es el nivel de caos molecular de un sistema, Cormac McCarthy ha ordenado una novela donde la cronología está desquiciada, los escenarios de situación y de alucinación se confunden, la sociedad asedia a los ciudadanos , la ciencia es trascendente, los personajes principales se rompen y se reconstruyen como tienen la posibilidad de y el monumental caos va de la niebla a la claridad, y nuevamente hacia el abismo. En esta historia todo se desordena, pero no es tan fatalista como semeja, lo que es esencial en ella es lo que desea comunicar el creador: el planeta está repleto de indecisión y solo la recomposición del alma individual, en un caso así a través de la fuga, la búsqueda personal y la soledad, es con la capacidad de hallar algo de sentido.

Deja un comentario