diego y su aventura en el planeta desconocido celia lópez

Charlar del 40 aniversario de Mundo Cómic supone, sin duda, charlar de lo que, desde mi criterio, es su sello mucho más emblemático, Comics Fórum. A lo largo de mucho más de veinte años, el logo de esta división acompañó a las ediciones españolas de los cómics de Marvel y fue mediante esta que me adentré, con poco mucho más de trece años, en las aventuras de los individuos de la vivienda de las ideas. Charlar de estos 40 años de vida de Mundo Cómic trae memoria recuerdos de niñez, adolescencia, juventud y madurez, a fin de que las publicaciones de esta editorial, ahora fuesen en grapa o tomo, ahora viniesen estadounidense o El país nipón, m han acompañado a la mayoría de mi vida. Mediante los pijamas marvelianos descubrí proyectos de todo género, parte importante de las que se convirtieron en mis preferidos: el Thor de Walter Simonson, los Vengadores de Roger Stern, el Alpha Flight de Bill Mantlo… pero próximamente, se dieron a conocer cómics que no pertenecían de forma directa a Marvel: a través del sello Epic Comics conocí a Jim Starlin y su creación mucho más personal, el guerrero innovador Vanth Dreadstar. La ampliación de horizontoso me llevó a Tigre Wong ahora Drunken Fist, a los Caballeros del Zodiaco ahora la Dama de Faris, Usagi Yojimbo y también Iberia Inc… pero, como es empleo y práctica, me estoy yendo por las ramas de nuevo o quizás no? Por el hecho de que mi visión de lector me hace meditar que esta evolución, este desarrollo, esta pluralidad no habría sido viable si el aparato inicial de Comics Forum se hubiese con limite a desempeñar una función de adaptación y edición del material extranjero.

En un periodo de siete años, Forum pasó de divulgar La Espada Salvaje de Conan a ser el primordial editor de Marvel fuera de su país de origen. En este intervalo, parcialmente corto, podemos encontrar unos cómics que acompañaban a la aventura de turno con una sección de correo, productos explicativos, apartados de novedades y dibujos de una afición que, pese a ciertas prácticas -como la de imprimir material en las páginas de la contraportada- empezaba a apreciar de forma positiva el ahínco de ideas como Plus Superhéroes o Novelas Gráficas Marvel. Faltaban bastantes años a fin de que se oyese charlar de la Red entre el público y, mediante ese material agregada y de las entretenidas respuestas presentes en Marvelmania, nos llega completa información de las noticias del personaje o la serie de turno en Yanquilandia, de la trayectoria de un creador veterano o de los orígenes de un último fichaje. Nombres como los del Instructor Loki, el Doctor Átomos, el Instructor Osuya o Doc Skull son, para mi generación, homónimo de información y de una lectura que, a veces, era tan amena como la de la historia que llevaba el cómic.

Deja un comentario