aventura de ulises en un barco co mo se llama

Ulises, Odiseo heleno. Les hemos adelantado, semanas atrás, su peripecia grosso modo. Estas aventuras que, transmitidas de generación de generación, al amparo frecuentemente de un fuego en la mitad de la noche, trascendieron el campo heleno para transformarse en entre los paradigmas de la literatura: la Odisea.

Medites sobre El oro de Eol

La curiosidad es buena en la educación, pero en ocasiones nos puede conducir a cometer imprudencias en el momento en que la curiosidad nos empuja a desobedecer órdenes que solo procuran velar por nuestra seguridad:

  • Las prohibiciones la mayor parte de las ocasiones están para defendernos: En un caso así, Ulises había contraindicado a su tripulación abrir el ore de Eolo por su bien. Ellos no lo sabían, pero ese pequeño saco escondía un poder peligrosísimo que no podía dejarse libre tal como de este modo. Y sucede que en la mayor parte de las situaciones, las prohibiciones hay para defendernos, como es la situacion, por servirnos de un ejemplo, de las señales de tráfico. Desobedecer algunas reglas y saltarnos ciertas prohibiciones suponen una imprudencia que frecuentemente se paga carísimo.
  • «La curiosidad que mató al gato»: ¿Conoces este dicho habitual? Se refiere a esa curiosidad que nos daña, que nos transporta a realizar imprudencias. Es verdad que la curiosidad es buena y precisa en la educación. Sentir curiosidad por lo irreconocible nos transporta a investigar ahora estudiar, pero siempre y en todo momento debemos dividir bien aquella curiosidad que ‘edifica’ y contribuye de aquella que destroza y resta. ¿Y de qué manera saberlo? En el momento en que la curiosidad aparece cerca de una prohibición, algo que no conocemos pero que puede ocultar algo positivo o algo malo, debemos utilizar el sentido de la prudencia y también investigar siempre y en todo momento realmente bien antes de lanzarnos.

EL PAÍS DE LOS LOTÓFAGOS.

Al escapar del país de los cícones fueron desviados por el viento del norte y una enorme tormenta que los azote por nueve días. De esta forma llegaron al país de los lotófagos.

Lotófagos, o sea, los que comen loto. O sea un fruto de lo que se podía llevar a cabo vino. Lo cierto es que ellos proponen loto a los hombres de Odiseo, que al comerlo o tomarlo quedan maravillados por el loto y olvidan regresar a su patria. Odiseo por fuerza los transporta al barco para partir.

Otros Mitos y leyendas para pequeños

En nuestra sección de mitos y leyendas para pequeños hallará los cuentos mucho más conocidos con individuos mitológicos idóneas para leer a los pequeños y pequeñas

    )
  • Mito de Aracne la tejedora
  • Perseo y Medusa: Mitos y leyendas para pequeños
  • El talón de Aquiles mito para pequeños
  • Mitos y leyendas para pequeños: Selene la diosa de la luna
  • El Caballo de Troya mito para pequeños
  • Mito de Nemesis
  • Mito de Cupido y Psique para pequeños
  • Historia de David y Goliat para pequeños
  • Historia de historia legendaria del sol y la luna

Deja un comentario